Páginas vistas en total

jueves, 9 de febrero de 2012

FENÓMENOS EN UN CUARTEL DE ZARAGOZA

Zaragoza 1982 , en un cuartel militar el cabo cuyo nombre prefiere guardar en el anonimato, fue testigo de un acontecimiento, que le dejo muy marcado.

Era una tarde noche de invierno, todo el que ha estado en esa región , sabe que hace mucho frio.

Comenta que estando en el cuerpo de guardia en la entrada principal del cuartel, aquel día le toco servicio,recuerda que en una sala  que era destinada a los suboficiales y oficiales ,aquel día también le toco guardia a un sargento I y un cabo I , miraban la tele pues había un partido  de fútbol entre España y una seleccion que no recuerda. El se acerca a la puerta, para ver y el sargento I al percatarse de que miraba , le invita  ha entrar, le dice sientate en el sillón y arrimate a la estufa .

Al terminar el partido, el sargento I le dice : al cabo quedate un rato hasta que te toque el relevo de guardia.
El cabo recuerda que el sargento I apaga la tele, y durante unos minutos se hacen comentarios del partido, terminando adormilados el sargento I i el cabo  I  , al lado de aquella calor que desprendía la estufa.

Y es en ese momento cuando el cabo observa, como un punto blanco en la tele se empieza hacerse mas grande, el cabo mira al sargento haber si le había dado al mando para poner de nuevo la tele en funcionamiento, pero ve que el sargento I no tiene el mando, se fija de nuevo en la tele i aquel punto blanco va cojiendo forma , hasta formarse en un rostro. Con una sonrisa i mirada fria, el cabo se asusta i quiere avisarar sargento I i al cabo I pero se queda inmobil unos segundos ante lo que estaba viendo, reacciona y sale de aquella sala asustado, pero decide no decirle nada a nadie.

Con el paso del tiempo en una conversación de soldados , se comentaban que algunos soldados preferían que no les tocara hacer guardia en la principal, pues aquel recinto i en especial , la parte donde estaba esa sala ocurren fenómenos extraños.

La imagen que el cabo vio en la tele , es conocida como psicoimagenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario